Photo by Kira auf der Heide on Unsplash

Fue la principal expedición científica española durante el reinado de Isabel II. La expedición estuvo formada por seis científicos, todos ellos relacionados con el Museo de Ciencias Naturales de Madrid: tres zoólogos, un geólogo, un botánico y un antropólogo. (Más dos ayudantes: un taxidermista y un fotógrafo – dibujante).
La misión de estos hombres era, por un lado, obtener colecciones para los fondos de los museos españoles y, por otro, desarrollar un plan de climatización de animales y plantas para conseguir un rendimiento económico en nuestra economía.

La expedición científica formaba parte de una escuadra naval y su misión estaba siempre supeditada a los desplazamientos de los buques de guerra; esto retrasaría en gran medida la misión de los exploradores hasta el punto que sólo cuatro científicos, de los ocho iniciales, decidieron emprender el viaje.

Fotografía tomada en Montevideo hacia diciembre de 1862.
Fotografía tomada por Rafael Castro y Ordóñez en Montevideo hacia diciembre de 1862. De pie, y de izquierda a derecha: el antropólogo Manuel Almagro, el zoólogo Francisco de Paula Martínez y Sáez, el botánico Juan Isern, y el entomólogo y geólogo Fernando Amor. En el centro el presidente de la Comisión el conquiliólogo Patricio María Paz y Membiela. Sentado en el suelo, en primer plano, el zoólogo Marcos Jiménez de la Espada.

Entre 1864 y 1865 recorrieron el continente americano desde Guayaquil hasta Belém. Exploraron los volcanes, recolectaron multitud de plantas silvestres y estudiaron la fauna y las costumbres de diferentes pueblos del Amazonas. También recorrieron gran parte de los países sudamericanos, llegando hasta California. En el recorrido por los diferentes países consiguieron grandes colecciones botánicas, zoológicas, etc. que se guardan en el Museo Nacional de Ciencias Naturales y el Real Jardín Botánico, entre otras instituciones.

Sólo se ha estudiado una pequeña parte de todo lo recopilado por la expedición. Jiménez de la Espada escribió un estudio, sobre los anfibios que había conseguido durante el viaje, que es considerado una de las obras clásicas de la herpetológica internacional. Jiménez de la espada también inició estudios de las antigüedades americanas. Estos estudios le alentaron a crear una comunidad científica de estudiosos del continente americano, de carácter internacional que surgió a finales del siglo XIX.

Foto: Rafael Castro y Ordóñez, [Placeres, minas de oro]. 1863, copia en papel albuminado a partir de negativo al colodión húmedo, 20,0 x 27,0 cm. ©CSIC
Actualmente se conservan casi quinientas de las fotos aportadas por Rafael Castro, dibujante y fotógrafo, lo que nos permite conocer los paisajes, los pueblos y la gente de la época.

Foto: Rafael Castro y Ordóñez, 1863
Foto: Rafael Castro y Ordóñez, [Retrato de Chinos]. 1863, negativo al colodión húmedo sobre placa de vidrio, 22,0 x 17,0 cm. ©CSIC