Foto: Dystopia. Décimo quinto álbum de Megadeth.

Las comparaciones son odiosas y a veces también un poco estúpidas, como cuando intentamos comparar a Megadeth (Los Angeles, 1983) con Metallica (Los Angeles, 1981). ¿Y quién no lo ha hecho alguna vez?
Nada que ver una banda con otra por mucho que el líder de Megadeth, Dave Mustine, fuera el guitarrista principal de Metallica durante un año. (Mustine fue expulsado de Metallica por sus graves problemas con las drogas).

Metallica y Megadeth están dentro del cuarteto de grandes bandas del trash metal (junto con Slayer y Anthrax)

Megadeth es reconocible por la peculiar voz de Mustine (Guitarra y voz) y la banda es admirada, sobre todo, por la calidad de sus guitarras y sus comprometidas letras de carácter político y antibélico. Megadeth ha logrado conservar su calidad musical durante más de 30 años a pesar de de los continuos cambios dentro del grupo siendo, Dave Mustaine, el único integrante original. Es cierto que el bajista David Ellefson, fundador junto a Mustine de Megadeth, ha trabajado en la mayor parte de los discos y participado en casi todas sus giras pero, aún así, llegó a estar ausente de Megadeth durante ocho años.

La banda ha sido nominada en varias ocasiones a los premios Grammy. En 1992 fue nominada por el álbum “Countdown to Extinction” y en el año 2017 ganó el Grammy por la canción “Dystopia” del albúm del mismo nombre.