Foto: mncn.csic.es

¿Quieres saber donde encontrar minerales increíbles, fósiles alucinantes o ser testigo de la evolución humana? Pues sigue leyendo.

Si buscas uno de los institutos de investigación más importante de España deberás dirigirte, sin duda, al Museo Nacional de Ciencias Naturales. Cuenta con más de setenta investigadores en disciplinas que van desde la geología hasta el estudio del cambio climático. Este Museo es uno de los principales centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Foto: Jardín de piedras (troncos fosilizados). mncn.csic.es

En la actualidad los contenidos de la exposición que podréis ver en el Museo de Historia Natural os permitirán conocer piezas de un gran valor histórico. Una de las piezas más reconocidas es el elefante asiático (Elephas maximus). Se trata de uno de los ejemplares naturalizados más antiguos que se conocen. La piel, preparada en salazón por el taxidermista y dibujante del museo Juan Bautista Brú (1742- 1799), cubre una escultura de madera que se encargó al escultor Roberto Michel (1720-1786), director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

¿Sabías qué el Real Gabinete de Historia Natural se creó en el año 1771, gracias al interés del rey Carlos III para que se cultivara el estudio de la naturaleza?

Tres años antes, Pedro Franco Dávila, había publicado un catálogo de sus colecciones que pronto se convirtió en uno de los principales tratados de ciencias naturales. Y fue Dávila quien aportó la primera colección al Real Gabinete de Historia Natural.
El actual Museo Nacional de Ciencias Naturales es heredero del Real Gabinete de Historia Natural que en 1815 cambió su nombre por el de Real Museo.

¿Y quién era Pedro Franco Dávila?

Pedro Franco Dávila fue miembro de las más importantes sociedades científicas de su época, como la Royal Society o la Real Academia de la Historia. Nacido en Guayaquil (Virreinato del Perú, actual Ecuador) su padre era sevillano y su madre criolla. Dávila vivió durante su infancia en Guayaquil, donde comenzó sus estudios de lCiencias Naturales, pero siendo muy joven se trasladó a Madrid junto a sus padres. Cuando murió su padre, se fue a París y comenzó a viajar por toda Europa.

Foto: Ilustración digital Pedro Franco Dávila. Revoloteo.es

Fue autodidacta y entre sus muchos intereses destaca su afición por el coleccionismo: consiguió piezas y especímenes botánicos, geológicos, coleccionó bronces antiguos, todo tipo de minerales y piedras preciosas, estampas raras de toda Europa, mapas de todo el mundo, cartas de navegación y planos de ciudades, entre otras cosas. Su biblioteca constaba de más de dos mil volúmenes que trataban de multitud de temas y tanto sus libros como su enorme y valiosísima colección fueron base imprescindible para crear el Real Gabinete de Historia Natural de Madrid en el año 1776.

¿Quieres visitar el museo?