Palle Huld durante su viaje alrededor del mundo. Año 1928. (wikipedia)

Todo comenzó en el año 1928. (Un año antes de que Tintín viera la luz por primera vez). En ese año Palle Huld era un muchacho con el pelo de color zanahoria (como nuestro héroe favorito) que ya tenía unos 15 años y que tuvo la inmensa suerte de ganar un concurso organizado por el Politiken, un periódico danés todavía en activo. La idea del periódico era regalar un viaje de más de cuarenta días alrededor del mundo a un muchacho joven para luego contar las aventuras del afortunado en un libro y, de esta forma, conmemorar el nacimiento de Julio Verne. (Vete tú a buscar un periódico ahora que se le ocurra algo parecido)

Palle Huld viajó en tren, barco y coche por Alemania, Siberia, Japón y Estados Unidos. Por todos los sitios por donde pasaba era recibido como si se tratara de un héroe y cuando por fin regresó a Copenhague fue recibido por una multitud de personas en la plaza del ayuntamiento.
Fue tal la repercusión del viaje que el joven Huld se convirtió en toda una celebridad a nivel internacional. El libro que contaba las peripecias de Palle Huld fue traducido a más de una decena de idiomas (entre ellos al español). Se supone que uno de los ejemplares acabó en las manos de Hergé y según la leyenda es más que posible que tras leer el libro Hergé se inspirara para crear su personaje más conocido. Las aventuras de Tintín vieron la luz por primera vez en el Le Petit Vingtiène, en enero de 1929

Viñetas del álbum «La oreja rota» (1937)

Que la figura de Palle Huld, como joven aventurero, inspirara al entonces también joven dibujante Georges Remi (más conocido como Hergé) puede ser discutible en cuanto en tanto unos años antes Hergé había dibujado para la revista Le Boy Scout Belge a Totor, un niño Boy Scout que vivía grandes aventuras. Puede ser que Hergé hiciera crecer a su pequeño personaje hasta convertirlo en el intrépido reportero que todos conocemos como Tintín. El físico de Tintín puede recordarnos al joven Palle Huld, también pelirrojo y con pantalones bombachos, pero Hergé afirmaba que el origen de su personaje más famoso había que buscarlo en su propio hermano; Paul Remi.

De todas formas hay que tener cuidado con estas cosas de buscar las inspiraciones de los artistas. Sin ir más lejos Leon Degrelle, el famoso nazi belga, en su autobiografía, no sólo afirmaba ser él mismo la inspiración del personaje de Hergé, sino que tanto Tintín como el propio Hergé eran seguidores del fascismo. Mejor hagámosle caso al bueno de Hergé y dejemos que sea su propio hermano el que inspirara al personaje. (Aunque es muy posible que para escoger la profesión de Tintín (reportero) Hergé se inspirara en Albert Londres, uno de los periodistas de la época que más admiraba Hergé.

Volvamos con Palle Huld. Porque, sea como sea todo el asunto de quién inspiró o no inspiró a Hergé, el premio de dar la vuelta al mundo creó en Huld un espíritu aventurero y, al igual que el personaje creado por Hergé, no dejó de viajar y de vivir aventuras. Estudió durante tres años en Canadá y volvió a ser protagonista de los medios de la época cuando junto a su amigo Elith Foss decidió recorrer Europa y Persia en Moto. Ahí es nada.

Palle Huld Murió en noviembre de 2010.