Imagen: Eddie Cochran. Wikipedia.

El próximo 16 de abril será el aniversario de la muerte del genial Eddie Cochran y aprovecharemos para escuchar algunas de sus canciones y, de paso, recordar a uno de los grandes del rock and roll. Para muchos el gran precursor del Rockabilly.

Cochran se dio a conocer en 1956 con la canción Skinny Jim pero fue en 1957 cuando consiguió su primer gran éxito: Sittin in the Balcony. Aunque la canción por la que ha sido recordado mundialmente es Summertime Blues, un tema escrito por el mismo Cochran que, con una guitarra mucho más estridente y metálica, puso los cimientos del rock and roll “moderno” de principios de los años 60.

A comienzos de 1959 murieron en un accidente aéreo los músicos Ritchie Valens, con tan solo 17 años, Buddy Holly que sólo contaba 22 años y Jiles Perry Richardson Jr., más conocido como The Big Bopper, de tan solo 28 años. Esta tragedia se conoce en Estados unidos como «El día que murió la música«. (El piloto, Roger Peterson, también murió en el accidente). Eddie Cochran era amigo de todos los músicos que viajaban en la avioneta y esta tragedia le sumió en una gran depresión que marcaría lo poco que le quedaba de vida.

Un año después, el propio Eddie Cochran, murió al estrellarse su coche contra una farola en Chippenham, durante su primera gira por el Reino Unido. (Contaba tan solo 22 años). Cochran había grabado «Three Stars» en homenaje a sus amigos Ritchie Valens, Buddy Holly y Jiles Perry Richardson Jr.

En 1964 vio la luz el álbum póstumo My Way. Desde 1970 se ha sacado más material de Cochran que en toda su vida de músico profesional.