Imagen: Detalle de uno de los trabajos de Manu Farrarons, uno de los grandes artistas del tatuaje polinesio. (Wikipedia).

Los tatuajes están de moda. Sólo hay que ver a los futbolistas o echar un vistazo a las personas que andan a nuestro alrededor; hay tatuajes que son auténticas obras de arte y otros, la mayoría, parecen sellos de estampar por su mala calidad y por repetitivos. Pero, ¿qué sabemos de los tatuajes?

Las primeras expediciones que navegaron por el Pacífico, principalmente ingleses y españoles, descubrieron que en la Polinesia había hombres y mujeres con su piel pintada. Más adelante se enterarían de que esos dibujos eran tatuajes. Los tripulantes de estas expediciones aprendieron la técnica de tatuarse la piel de los nativos de las islas del Pacífico y la trajeron a Europa, y lo que era un arte relacionado con el espíritu, con una fuerte connotación social entre los nativos de la Polinesia, pasó a ser una expresión puramente estética. 

(Comenzó a llamarse “Tattoo” por el sonido que el producía el pequeño mazo de madera al golpear para introducir el pigmento en la piel).

Los habitantes de Polinesia se tatuaban hacia los 12 años, más o menos al comenzar la adolescencia, como rito del paso de la niñez a la juventud, y ya nunca dejaban de tatuarse. Entre más tatuajes tuviera un nativo de la Polinesia, mas estatus social ostentaba.

Más adelante, con la llegada del cristianismo a la Polinesia, los tatuajes fueron prohibidos. Fue gracias al explorador alemán Karl Von Steinen, que había compilado en un libro las diferentes formas y diseños de los tatuajes realizados por los polinesios, que hoy en día se han podido recuperar para ser admirados por el resto del mundo.

Un tatuaje realizado por el artista ruso Vitaly Morozov
Otro de los trabajos del ruso Vitaly Morozov
  • Karl Von Steinen  Fue un psiquiatra alemán además de etnólogo, explorador y escritor. Entre sus trabajos destacan los dedicados a la antropología y, entre estos, los dedicados a las culturas de los indios de Brasil
  • En la actualidad los diseños polinesios son uno de los motivos más representados en los tatuajes de casi todo el mundo.