Melmoth el errabundo es una sorprendente novela gótica escrita por Charles Maturin. Con este libro se cierra un ciclo literario dentro de la novela gótica, ciclo que, por suerte, vuelve a abrirse cada cierto tiempo; Edgar Allan Poe, H.P. Lovecraft, etc. (En lengua castellana Pilar Pedraza es el gran referente).

¿De qué va?

John Melmoth es un personaje complicado; una mezcla de Mefistóteles y vampiro romántico que lleva casi 200 años caminando por el mundo. Dos siglos de vida errante a causa de un pacto con el diablo que le otorga la inmortalidad, eso sí, a cambio de su alma. Pero resulta que la inmortalidad, después de todo, resulta tan absurda como la propia muerte, porque la eternidad, amigos míos, aburre. Y mucho. La inmortalidad acaba con el azar de la vida y, al cabo del tiempo, también termina con el placer del asombro. Por eso Melmoth desea la muerte. Pero para conseguir morir necesita entregarle a otro hombre el destino fatal que arrastra.

Durante su búsqueda, Melmoth, visita todo tipo de lugares siniestros y aterradores; cárceles, manicomios o tribunales de la Inquisición. (¿Hay algo que de más miedo que un manicomio del XIX? ). Melmoth el errabundo nos muestra una visión infernal y pesimista del destino humano pero, ojo, la novela no solo trata de las aventuras de Melmoth en busca de un hombre desesperado, también nos describe las costumbres de la época, mientras pone en evidencia las contradicciones permanentes en las que vivimos los seres humanos.

Tal vez te interese leer:

Melmoth el errabundo
Espectra

En fin, no dejéis de leerla, sobre todo, si os gustan las nóvelas góticas de calidad. Estamos, sin duda, ante una obra maestra. Por cierto, la novela está repleta de referencias literarias que van desde Cervantes, hasta las novelas góticas publicadas en tiempo de Maturín.

¿Y quién era Charles Maturín?

Charles Robert Maturín nació en Dublín en 1782. (Sus padres eran hugonotes huidos de Francia). En el 1800 se graduó en el Trinity College de Dublín, en las mismas aulas que, cincuenta años después, acogerían a Bram Stoker. Maturín consiguió el título de bachiller en artes y se ordena sacerdote tres años después. (Se dedicó de lleno a la literatura a raíz de los problemas económicos que le sobrevinieron tras la muerte de su padre).

Charles Robert Maturin

La publicación de Melmoth el errabundo en 1820 le consagró como uno de los grandes escritores góticos de la época. Fue admirado por Balzac (que opinaba que Melmoth el errabundo estaba a la la altura del Fausto de Goethe). También admiraban la obra de Maturín; Byron, Baudelaire y Poe, entre otros. Oscar Wilde, en 1898, cuando tuvo que exiliarse a París, utilizó el seudónimo de Sebastián Melmoth, en homenaje a la novela de Maturín.

Y en nuestros días, Melmoth, sigue dejando huella. Aquí os dejamos la canción de la banda Ilegales, inspirada en Melmoth el errabundo.